Pérez Azaustre, Poemas para ser leídos en un centro comercial

JOAQUÍN PÉREZ AZAUSTRE
Poemas para ser leídos en un centro comercial
Vandalia, Sevilla, 2017
La mayor parte de los poetas tienen la sensación de que escriben poemas, que se van acumulando hasta formar un libro. Hay otros, en cambio, que reconocen escribir directamente libros, que naturalmente conciben con antelación. Por así decirlo, la idea llega antes que los poemas. Joaquín Pérez Azaustre (Córdoba, 1976) está a mitad de camino: 
«Aunque los poemas vengan antes, soy escritor de libros de poemas en el sentido de una integridad tonal y orgánica». En la nota final a su último poemario, explica que, paseando por un centro comercial, tuvo la impresión «de estar atravesando las ruinas rutilantes de nuestra memoria». Acababa de entregar a la imprenta El jersey rojo (Visor, 2006) y, deslumbrado por la nueva sensación, emprendió a construir Poemas para ser leídos en un centro comercial. Otros dos libros se interpusieron en el camino, Las Ollerías y Vida y leyenda del jinete eléctrico, que le granjearon los premios Loewe y Gil de Biedma respectivamente. De hecho, él mismo detecta que hay un intercambio entre esos libros y Poemas para ser leídos… que sin embargo le parecía que estaba ya maduro para publicarse en aquel momento. Básicamente, este poemario relaciona imágenes, recuerdos y noticias de cine con la propia vida del poeta: «Vivimos como siempre, / pero al oeste hay apaches». También en Vida y leyenda… había una base cinematográfica que se mezclaba con la biografía en un solo poema hilado sin interrupción. Poemas para ser leídos… insiste en la fórmula, pero es más mestizo. Está dividido en siete partes y va alternando prosas con poemas, de lo global a lo concreto, intercalando el culturalismo a la manera que lo hacían los Novísimos de Castellet. El hilo de un intimismo fragmentario le ayuda a hilvanar las descripciones del cine y su star system y textos casi periodísticos. «Foto de Farrah Fawcett como origen del mundo», la evocación de «El graduado» y «Edades de Paul Newman» están entre los poemas que más me interesan. «Después caerá la luz, caerá también la parte de arriba del bikini sobre un balcón vacío, yo pescaré sin red bajo tu corazón».

No hay comentarios: